17-01-24
San Andrés lleva a Pleno la aprobación definitiva de la Ordenanza sobre Protección de la Convivencia Ciudadana.

     * pulsa en la imagen para ampliarla.
zoom JS

El documento estima parcialmente las alegaciones presentadas por los grupos de la oposición y permite al infractor reponer el daño causado para evitar la sanción económica.

El Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo someterá a aprobación definitiva la Ordenanza Municipal sobre Protección de la Convivencia y Prevención de Actuaciones Antisociales; un texto que tiene como principal objetivo disminuir comportamientos incívicos como los que han derivado en el destrozo de mobiliario urbano o la quema de contenedores.

Tras su aprobación inicial (con el respaldo del PSOE, el PAL y Ciudadanos) y el posterior periodo de alegaciones, en la que ningún vecino o vecina ha presentado propuestas, la ordenanza se llevará al Pleno ordinario previsto este jueves a partir de las 11.00 horas.

La concejalía de Medio Ambiente, impulsora de este documento, ha optado por estimar parcialmente las propuestas presentadas por las distintas formaciones de la corporación municipal “con el fin de buscar un texto articulado lo más consensuado posible y crear así una norma que dé respuesta a los innumerables problemas de vandalismo y de conductas antisociales que se producen y se pueden producir en un futuro dar en el municipio”, según ha explicado el concejal del área, Francisco J. Gómez.

De hecho, sólo en el año 2016 se produjeron una veintena de incendios en el mobiliario urbano, afectando principalmente a contenedores, lo que provoca no sólo un importante deterioro de los bines públicos, sino también un desembolso económico para el Ayuntamiento.

La Ordenanza sobre Protección de la Convivencia Ciudadana y Prevención de Actuaciones Antisociales define conductas incívicas que degradan el municipio, tipifica las infracciones y determina las sanciones correspondientes en casos, por ejemplo, de daños y alteraciones de los bienes protegidos, pintadas en fachadas o  rotura de árboles y plantas en zonas verdes de carácter municipal.

Asimismo, da respuesta a la contaminación de espacios públicos  con el depósito de residuos, basuras y enseres fuera de los espacios habilitados para ello, las heces de los perros abandonadas en vía pública e incluso comportamientos como los que llevan a algunas personas a miccionar en la calle.

También regula la obligatoriedad de tener los solares en perfecto estado de ornato y salubridad, así como los espacios ocupados por las terrazas de los bares o quioscos.

En definitiva, el documento nace “con un claro espíritu de buscar el respeto hacia lo público, dando respuesta a aquellas actuaciones incívicas o antisociales que causan al patrimonio de todos los vecinos y vecinas del municipio”.

SANCIONES O REPARACIÓN DE DAÑOS

En el caso de la graduación de las sanciones, se tendrá en cuenta la reiteración o reincidencia, la existencia de intencionalidad del infractor, la transcendencia social de los hechos y la gravedad o naturaleza de los daños causados.

También se valorará la capacidad económica de la persona infractora, así como el riesgo o daño a la salud de las personas.

Para las infracciones leves, la ordenanza contempla sanciones de hasta 500 euros, desde 501 a 1.000 euros para las graves  y  desde 1.001 hasta 3.000 euros para las muy graves.

Una de las novedades que incluye el documento, contemplada en su artículo 27, es que en lugar de ser exclusivamente sancionadora permite al infractor reponer el daño causado a su estado anterior, evitando así la sanción.

“Esperamos contar con los apoyos necesarios de los Partidos Políticos para poner en marcha esta Ordenanza de control a la cantidad de actos vandálicos que está sufriendo el término municipal”, ha manifestado Francisco J. Gómez, quien ha subrayado que la amplia mayoría de los ciudadanos son “gente cívica, pero la actuación de unos pocos pone en valor este tipo de normas”. 


Recomienda ésta noticia a un amigo   


Noticia patrocinada por:


 
© León a fondo.