16-12-22
Más de 300 familias recibieron lotes del ropero municipal de San Andrés a lo largo de 2016.

     * pulsa en la imagen para ampliarla.
zoom JS

La alcaldesa y la concejala de Bienestar Social han visitado las instalaciones, ubicadas en las antiguas Bodegas Cándido, cuyo funcionamiento es posible gracias a las donaciones solidarias y a la encomiable labor de las voluntarias.

El ropero municipal del Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo ha repartido a lo largo de este año un total de 340 lotes entre las familias más desfavorecidas del municipio.

Ubicado en las antiguas Bodegas Cándido, en el número 28 de la avenida de Párroco Pablo Díez, este servicio de la concejalía de Bienestar Social canaliza toda la ayuda que llega a este punto para la recogida y distribución de prendas de ropa, calzado o accesorios para bebés.

La alcaldesa, María Eugenia Gancedo, y la concejala de Bienestar Social, Camino Cabañas, han visitado hoy las instalaciones, que permanecen abiertas los lunes y jueves de 10.30 a 12.30 horas.

Para la regidora, el ropero municipal es un ejemplo más de la solidaridad de la que hacen gala los vecinos y vecinas de San Andrés, que siempre se han mostrado sensibles a la situación de especial dificultad que a traviesan algunas familias del municipio.

“Sin duda para nosotros es un motivo de orgullo comprobar personalmente lo bien que funciona este servicio tan esencial en los tiempos que corren. Y si lo hace es porque hay muchas personas anónimas que no dudan en echar una mano para, en  la medida de sus posibilidades, ayudar a quien más lo necesitan”, ha dicho María Eugenia Gancedo.

En este sentido, tanto la alcaldesa como la concejala han subrayado la importante labor que realizan las nueve voluntarias con las que cuenta en la actualidad el ropero, sin cuyo esfuerzo e implicación “sería muy difícil mantener la calidad de este servicio que consigue llegar a tanta gente”.

Las voluntarias participan en la recogida, selección, clasificación y distribución de los lotes, que se entregan directamente en el ropero; una labor que coordinan los Servicios Sociales del Ayuntamiento.

Además de la entrega directa de lotes, el ropero municipal colabora con organizaciones sin ánimo de lucro como la Fundación Santa Lola,  a la que entrega prendas en desuso, de manera que por cada 1.000 kilos de prendas se recibe la cantidad proporcional en alimentos que posteriormente se reparten. También se preparan lotes para asociaciones que trabajan en proyectos solidarios en India o Guatelama.

LLAMADA SOLIDARIA PARA CONSEGUIR ACCESORIOS DE BEBÉS

Tras el parón navideño, el ropero municipal retomará su actividad el 9 de enero con llamamiento a la solidaridad para conseguir accesorios para bebés, como cunas, tronas o carritos.

Se trata de enseres muy necesarios para las familias con niños de corta edad, cuyo precio en el mercado les dificulta su adquisición.

Así, desde el ropero se apela de nuevo a la sensibilidad de aquellas personas que puedan disponer de este tipo de accesorios y que no los necesiten “para que piensen que hay gente a la que les puede resultar de mucha ayuda”. Del mismo modo, se necesita ropa para niños y niñas de entre 4 y 14 años.


Recomienda ésta noticia a un amigo   


Noticia patrocinada por:


 
© León a fondo.