16-08-05
La vía ferrata de Posada de Valdeón, en el Parque Nacional de Picos de Europa, a la vanguardia del turismo de naturaleza.

     * pulsa en la imagen para ampliarla.
zoom JS

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, acompañado por el director general del Organismo Autónomo Parques Nacionales, Basilio Rada; la subdelegada del Gobierno en León, María Teresa Mata; y el alcalde de Posada de Valdeón, Tomás Alonso, ha visitado esta mañana la vía ferrata de Cordiñanes, en el Parque Nacional Picos de Europa, que se abrió al público el pasado 15 de julio. Esta infraestructura única en España, por encontrarse dentro de un Parque Nacional, es un recurso turístico más para visitar el norte de Castilla y León que combina deporte, naturaleza y aventura. El acceso es gratuito, tan sólo es necesaria una inscripción en la web del Ayuntamiento. Durante la visita, el consejero ha informado además del proceso de participación previo al Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional, que comenzará en el mes de septiembre.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha visitado esta mañana la vía ferrata situada en la localidad de Cordiñanes, perteneciente al municipio de Posada de Valdeón, en el Parque Nacional de Picos de Europa. Está abierta al público desde el pasado 15 de julio y desde entonces ya han acudido más de 300 personas. Actualmente cuenta con más de 140 peticiones para el mes de agosto. 

Esta vía ferrata es un proyecto que se ha desarrollado en Posada de Valdeón con el fin de dotar a la zona de un nuevo recurso turístico que combina deporte y aventura en contacto con la naturaleza, y para atraer más visitantes a la vertiente leonesa del Parque Nacional, creando una actividad económica compatible con la conservación de los valores que le han hecho merecedor de su alto grado de protección. 

La inversión realizada por la Junta de Castilla y León para la creación de esta infraestructura ha sido de 104.822 euros. Complementariamente, se va a ejecutar un aparcamiento en la localidad de Cordiñanes que tiene la doble función de apoyar a los visitantes de la vía y de punto de entronque con la senda que comunicará Posada de Valdeón y Caín, lo que se conoce como Camino del Bustio. Dichas obras, con un presupuesto de 180.342 euros, ya han comenzado y será una etapa previa a la famosa Ruta del Cares, recorriendo este valle de singular belleza. 

Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional

El consejero de Fomento y Medio Ambiente ha señalado además que, entre las actividades a destacar en el presente ejercicio dentro del Parque Nacional de Picos de Europa, en el mes de septiembre comenzará la realización del proceso de participación previa a la tramitación formal del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional (PRUG). Este instrumento de gestión es fundamental para el devenir de este espacio, ya que se recoge no solo la planificación de actividades a ser ejecutadas por la administración del espacio, sino en base a su zonificación, la clasificación de las actividades que en él se pueden desarrollar libremente, las que son objeto de autorización y, por último, aquellas que se consideran incompatibles con los valores y principios que justificaron su declaración. Esta trascendencia hace imprescindible que, antes de la tramitación formal de su borrador, se analice la opinión, las necesidades y las propuestas que tienen los distintos entes sociales implicados o interesados en los diferentes aspectos relacionados con su conservación y la gestión.

Este proceso comenzará el próximo mes de septiembre con tres reuniones informativas sobre su contenido, implicaciones y primera toma de contacto con las inquietudes dirigidas a la población residente en el Parque o en su área de influencia. Se celebrará un encuentro por cada una de las tres comunidades autónomas en las que se ubica. A su vez, comenzarán un conjunto de reuniones temáticas a las que se invitarán a los distintos sectores implicados y que se distribuirán por todo el ámbito territorial del espacio, celebrándose seis en cada uno de los territorios del Parque. Las temáticas a abordar por cada una de ellas son los usos ganaderos y tradicionales; el uso público y turismo sostenible; las actividades deportivas y de ocio; el desarrollo socioeconómico; y la conservación y seguimiento. Se espera que la presentación del documento de síntesis pueda presentarse a principios de 2017.

Las comunidades de Castilla y León, Asturias y Cantabria realizan la gestión del Parque de forma coordinada, con el fin de desarrollar, de manera conjunta en el Parque Nacional de Picos de Europa, proyectos destinados a la conservación y mejora de la biodiversidad, uso público, desarrollo socioeconómico, prevención de incendios forestales y gastos generales, que durante 2015 han ascendido a 3,8 millones de euros, a los que hay que sumar 800.700 euros para el presente año. A esta cantidad hay que añadir las inversiones que directamente ejecuta la Administración autonómica, como la vía ferrata. 

Todas estas actuaciones, además de redundar en la mejora del estado de conservación del espacio, han permitido un aumento en el número de visitantes que acuden a la vertiente castellana y leonesa de Picos de Europa. De esta manera, hasta finales del mes de junio se contabilizaron 655.822 visitantes, con un 36 % de incremento en el área de Valdeón, lo que supone una mejora en cuanto a la perspectiva socioeconómica de la comarca. 

En el año 2015 se concedieron subvenciones por importe de 426.161 euros a los ayuntamientos de Posada de Valdeón y Oseja de Sajambre, y durante el presente ejercicio se ha resuelto la concesión de la convocatoria dirigida a particulares, juntas vecinales, entidades sin ánimo de lucro y empresas por un importe de 95.886 euros en once expedientes. 

Un itinerario de 1,2 kilómetros de longitud y un desnivel de 350 metros

El entorno donde se ha ubicado la vía ferrata es el Parque Nacional de Picos de Europa, declarado en 1995, una zona con un relieve fuerte en el que abundan grandes paredes calizas muy apropiadas para realizar este tipo de actividades, como la escalada o el senderismo. El itinerario creado es de 1,2 kilómetros de longitud y un desnivel acumulado de 350 metros. 

La vía recorre la encrespada arista que discurre desde el Río Cares -a la altura del Mirador del Tombo-, hasta la parte más alta de la Rienda de Asotín. De una dificultad media, k3/k4, la vía arranca de un espectacular Puente Tibetano que vuela el río Cares con un desnivel de 40 metros y una longitud de 35 metros. Este puente cuenta con dos estructuras a ambos lados que sirven como apoyo y sujeción de los cables que se utilizan de apoyo para pasar el puente. 

Una vez pasado el puente, este da acceso a una pared vertical de roca caliza donde se han instalado grapas de progresión que facilitarán el ascenso hasta llegar a una cara fácil, donde se puede ir andando hasta encontrarse con un muro vertical de unos 100 metros de altura. Este muro es el más largo de la ruta y cuenta con unas 300 grapas de progresión que dan paso a la zona alta de arista donde se podrá disfrutar de unas vistas maravillosas de ambos sectores del valle, Caín y Valdeón.

Desde ahí, una sucesión de grapas y pasamanos permiten llegar a la base de ‘Pica Castro’, que da acceso a la cima a través de un muro rocoso de 60 metros, donde en sus primeros metros se encuentran las dificultades más altas de la vía. Antes de empezar este muro se encuentra el escape 1, de unos 150 metros de recorrido, por el que se puede abandonar el recorrido en caso de estar cansado o no poder con las dificultades. 

Superado este muro de gran belleza, se flanquea la ‘Pica Castro’ por su izquierda para, posteriormente, bajar a un collado donde se encuentra el escape 2, que permite abandonar el recorrido en caso de necesidad. Desde este collado se sube un pequeño muro vertical de unos 20 metros para dar paso a un muro de 40 metros que franquea la ‘Pica Mari Carmen’ por su lado izquierdo y que da acceso a la última parte de la vía. 

Una vez superado este muro, las dificultades bajan realizando una entretenida travesía por toda la arista hasta llegar a la parte de la Rienda de Asotín, con lo que el recorrido en sentido estricto de la vía, de unas tres horas, estará finalizado. Desde ahí, unos pasamanos compuestos por maroma de nylon marcan el camino hasta Cordiñanes y de ahí a nuestro de partida, después de 1 hora aproximadamente. 

El acceso a la vía es gratuito, siendo necesaria la inscripción previa en la web del Ayuntamiento de Posada de Valdeón. Entre los meses de abril y julio, el acceso se restringirá a 50 personas al día, en cumplimiento de la normativa del Parque Nacional. Para acceder a la vía, junto con la solicitud, se deberá acudir con un equipo mínimo e imprescindible para su uso que consistirá en casco, arnés con anclaje con doble mosquetón dotado de sistema de adopción de energía y calzado adecuado. En cuanto a los horarios, la vía ferrata podrá utilizarse desde una hora después del amanecer y hasta una hora antes del anochecer.

 


Recomienda ésta noticia a un amigo   


Noticia patrocinada por:


 
© León a fondo.